Los usos del plasma rico en plaquetas en la medicina estética son muy habituales. Es un tratamiento que proporciona grandes resultados en el rejuvenecimiento cutáneo. La novedad llega en el hecho de que el pasma rico en plaquetas empieza a usarse en otros campos que no están relacionados con la estética. La oftalmología y la traumatología, entre otras, son algunas de las disciplinas médicas en las que el plasma rico en plaquetas está empezando a aportar sus beneficios.

Uso del plasma rico en plaquetas en la oftalmología

Son varias las aplicaciones que tiene el plasma rico en plaquetas en el campo de la oftalmología. Gracias a su capacidad regenerativa, hacen al plasma rico en plaquetas un tratamiento muy efectivo en esta especialidad médica. Algunos de sus usos son:

  • Síndrome del ojo seco: está causado por la disminución de la cantidad y la calidad de las lágrimas de los ojos. El plasma rico en plaquetas puede usarse en este caso como colirio para humedecer, limpiar y proteger el globo ocular de posibles agresiones externas. La sequía en el lagrimal puede conllevar heridas en la parte externa del ojo.
  • Úlceras en la córnea: esto se produce a consecuencia de una infección. Aquí, el plasma rico en plaquetas contribuye a minimizar el dolor producido por la úlcera, así como la inflamación que pudiera producirse. Además, el plasma rico en plaquetas ayuda a regenerar el tejido de la córnea que haya podido ser dañado.

El colirio de plasma rico en plaquetas puede administrarse de dos formas: líquido o sólido. Habitualmente se subministrará de forma líquida. En el caso del colirio sólido tiene una gran importancia en el tratamiento de perforaciones oculares en las que actúa sellándolo.

Sus aplicaciones no producen ningún tipo de rechazo y se mantienen en el tiempo. Según el tipo de enfermedad que se vaya a tratar, ampliará más o menos la aplicación del plasma rico en plaquetas.