El plasma rico en plaquetas se usa cada vez más en tratamientos de medicina estética. Como ya tratamos en un post anterior, una de sus aplicaciones es para frenar la caída del cabello. Al inyectarlo directamente en las zonas del cuero cabelludo donde es necesario que vuelva a salir pelo, la sustancia llega rápidamente al folículo piloso.

Otra de las aportaciones del plasma rico en plaquetas es para el tratamiento de las arrugas y líneas de expresión que aparecen en la cara a consecuencia del paso de los años y agravadas por factores externos. Es en el campo del ‘antiaging’ en el que el plasma rico en plaquetas es muy efectivo y logra eliminar las arrugas del rostro.

El plasma rico en plaquetas es un tratamiento que cada vez más obtiene la confianza de los pacientes al tratarse de una técnica completamente segura y eficaz.

Su obtención sale de la sangre del propio paciente que, tras centrifugarla, dará el plasma rico en plaquetas. Además, su procedimiento se realiza en un circuito cerrado gracias al cual se elimina el riesgo de contaminación.

Qué puede corregir el plasma rico en plaquetas

El plasma rico en plaquetas es muy efectivo en el tratamiento de las arrugas. Según sea lo que se quiere corregir y del objetivo que se quiera perseguir, podrá sufrir algunas variaciones:

  • Arrugas finas y líneas de expresión.
  • Envejecimiento cutáneo y arrugas finas.
  • Arrugas más profundas y pliegues.

El profesional debe tener en cuenta de qué forma debe realizarse ya que existen varias posibilidades. Lo más habitual es que se administre mediante microinyecciones intradérmicas, pero también existe la posibilidad de hacerlo directamente sobre el tejido en las operaciones.

Los resultados serán muy satisfactorios para el paciente siempre que tenga unas expectativas realistas. El plasma rico en plaquetas atenúa los signos de envejecimiento pero no los hace desaparecer por completo. Los resultados, por tanto, serán una gran mejora del aspecto facial pero manteniendo la naturalidad.