La edad provoca cambios en nuestra piel a casa del envejecimiento: falta de hidratación, flacidez y la aparición de las primeras arrugas. El lipofilling logra mejorar la estética facial de nuestra piel, rellenándola con grasa del propio paciente. Ésta se obtiene de zonas del cuerpo tales como el abdomen o las caderas. Al ser autóloga no crea ningún tipo de rechazo ni alergia, como sí puede suceder con otras sustancias. El lipofilling ayudará a recuperar la belleza del óvalo facial.

La extracción mediante el lipofilling se realiza de forma sencilla mediante cánulas especiales. La recuperación para el paciente será instantánea por tratarse de una técnica mínimamente invasiva.

Lipofilling facial con microfilling

El proceso del lipofilling se puede llevar a cabo de forma sencilla. Mediante la ténica de microfilling de Laboratorios Sebbin. Sus principales ventajas son:

  • Es de circuito cerrado.
  • Kit de un solo uso, evitando su contaminación.
  • No es una técnica traumática.
  • La integridad de la grasa extraída se mantiene intacta.

Al tratarse de una técnica poco invasiva, el paciente puede hacer vida normal en aproximadamente 48 horas. Los resultados serán siempre de gran naturalidad logrando una mejora estética muy significativa. Los cuatro pasos necesarios para lograr el rejuvenecimiento facial son: liposucción corporal para obtener la grasa, disociación de la misma, centrifugado y por último, inyección en las zonas a tratar.

De nuevo es importante recalcar que el lipofilling es un procedimiento muy seguro para el paciente. En ningún caso producirá alergia o rechazo por lo que el éxito de la intervención con la técnica del lipofilling está asegurado.

Otro aspecto importante a considerar es que no deja cicatrices visibles después de su tratamiento. El lipofilling puede emplearse no sólo en el campo de la estética sino que también es utilizado en la reconstrucción de una zona que requiera ser restaurada tras una cirugía anterior o un traumatismo.