Muchas mujeres solicitan la colocación de implantes mamarios, puesto que tener un pecho bonito les ayuda a sentirse mejor física y emocionalmente. El tamaño o forma de las mamas indeseado puede crear complejo, una razón por la que muchas mujeres acuden a centros estéticos para realizarse esta intervención.

Sin embargo, es fundamental acudir a un buen profesional, ya que del cirujano plástico dependerá el éxito de la intervención al escoger el implante mamario más adecuado para cada paciente.

Existen dos tipos diferenciados de implantes mamarios: los rellenos de gel de silicona cohesivo o los inflables con suero fisiológico.

Dudas sobre los implantes mamarios

Diferentes interrogantes surgen antes de someterse a una operación de implantes mamarios. Una de las mayores preocupaciones es si la intervención es dolorosa. Al respecto hay que decir que la operación se realiza con anestesia general, y el grado de dolor variará en función del lugar de colocación de los implantes.

Si la prótesis se sitúa entre la glándula mamaria y el músculo pectoral el dolor es muy leve. Sin embargo, será más doloroso cuando se inserta detrás del músculo pectoral.

La siguiente duda corresponde a la capacidad de lactancia después de realizarse la intervención. Dicha función no debería verse anulada tras la inserción de los implantes mamarios, aunque dependerá de la técnica utilizada durante la intervención.

Por último, la visibilidad del implante también preocupa a las mujeres. Para conseguir un resultado natural es necesario acudir a un cirujano plástico idóneo. En adicción, la perceptibilidad será menor cuando la inserción se realiza detrás del músculo pectoral.

Ponerse en unas manos profesionales es fundamental para que la intervención estética sea un éxito y no suponga una decepción para las mujeres. Con la colocación de los implantes mamarios se mejorará el bienestar, favoreciendo sentirse bien consigo mismo.